Un día con nuestro greenkeeper

Un día con nuestro greenkeeper Javier Benitez | Gaudí Golf

El greenkeeper es el profesional que se encarga de cuidar un campo de golf. Es el alma de los campos, su guardián y su corazón, una figura imprescindible. En la actualidad es una profesión desconocida para muchos debido a que su auge empezó hace relativamente pocos años. Pero no tan solo existe esta profesión en los campos de golf, sino que también se necesitan en otros deportes que se juegan sobre hierba como en los clubes de futbol.

Los greenkeepers son los responsables del cuidado y mantenimiento del campo, a la vez que también se encargan de coordinar los materiales, trabajadores y presupuestos.

Esta semana nos hemos sentado a conversar con nuestro greenkeeper, Javier Benítez, para que compartiera con nosotros los secretos de un buen greenkeeper.

Javier, ¿Cuál es tu rutina diaria? ¿qué es lo que haces primero cada día?
Al llegar, coordinar los trabajos diarios, recorrer el campo para comprobar su estado y planificar futuras tareas. En plena época de crecimiento y calor, la prioridad es mirar que el riego haya funcionado a la perfección y comprobar que no haya ningún problema en los greens.

¿Cuál es la clave del buen funcionamiento del campo?
Como greenkeeper del Gaudí Reus Golf Club, debo mantener el campo en las mejores condiciones posibles para que nuestros golfistas disfruten del juego y eso se basa en una buena coordinación con todas las personas que formamos parte del equipo, desde gerencia hasta nuestros proveedores.

Con la nueva gerencia del club estamos realizando mejoras continuas y contantes en el campo a todos los niveles, también medioambientales. Ya se están viendo los primeros resultados del trabajo de todos estos meses.

Sobre la gestión medioambiental que comentas, ¿cuáles son las prioridades de un greenkeeper?
Nuestra tarea es tener el césped impecable optimizando recursos, tanto económicos como hidráulicos. Una de las primeras inversiones que se hicieron fue en los tratamientos del agua, para poder usar el agua residual de la depuradora como agua de riego.

Ecológicamente hablando, los campos de golf son un freno para la contaminación atmosférica, son espacios protegidos para la fauna y flora, mejoran la captación del agua, eliminan pesticidas y sustancias químicas. También reducen las plagas, el nivel de polen ambiental, también funcionan como cortafuegos en las épocas de sequía estival.

¿Qué aprecias más de tu trabajo?
Que estás trabajando en plena naturaleza, al aire libre… que en los tiempos que corren es un lujo.

¿Cómo varía el plan de mantenimientos según la época del año?
Los meses más críticos son siempre los estivales, especialmente finales de junio y julio.
En invierno se prepara el campo para la época de pleno crecimiento. Estos trabajos son la poda de árboles, mantenimiento de riego y lagos, cambios en el diseño del campo, pinchado de greens, etc.
En primavera y otoño básicamente las tareas son de siega y preparar el campo para lo que ha de venir, el frío y el calor intenso, los dos factores que más perjudican a la hierba.
En verano se continúa con la siega y sobre todo se controla mucho el riego.

Ahora que el Club ha apostado por acoger torneos de élite ¿cuál es la preparación específica que ha necesitado el campo?
Ya llevamos más de medio año trabajando intensamente en mejorar el campo. Como estos torneos exigen dificultad, estas últimas semanas nos hemos centrado en tener los greens lo más rápidos posible y el rough más alto. Además de tener el campo bien segado y todos los rincones y pequeños detalles bien cuidados.

Comments are closed.